Historia y Presentación Institucional

1. Europa y el mundo se habían librado poco antes de la locura del Nazismo y del Fascismo, que engendraron la muerte y la destrucción.  Desde el 30 de setiembre al 3 de octubre de 1950, la Asociación Italiana de estudiosos del Proceso Civil organizó, en Florencia, el primer congreso internacional de Derecho Procesal Civil.  Como dijo Enrico Redenti con una gran naturalidad: “Nosotros reafirmamos así, frente al mundo entero, nuestra voluntad de vivir y de redimirnos,  como  también  nuestra  necesidad  de  entablar  amplios contactos con todos aquellos que cultivan nuestra disciplina. Su aplicación práctica es esencialmente técnica. Pero la técnica puede, ella también, sacar provecho de las diferentes y aparentemente lejanas experiencias, y de los estudios realizados en las condiciones mas diversas”.

El  estudio,  considerado  como  misión  y  como  cooperación humana -dijo con pasión Piero Calamandrei en su discurso de clausura– nos aporta un gran apoyo, y hemos tenido pruebas de ello en este congreso.  Esta continuidad, este nexo, es constante entre los hombres, incluso a lo largo de los períodos en los cuales las armas levantan barreras entre ellos.  Y aun cuando la guerra parece dividir los pueblos con brutalidad, por encima de la contienda, los libros continúan sin saberlo su coloquio a distancia. Esta fraternidad, esta solidaridad persisten a pesar y contra todo, en las regiones del espíritu.

Y bajo el signo de este espíritu, después del primero de los congresos libres (el Congreso de Viena de 1928), se encontraron juntos investigadores  italianos y otros provenientes de diversos países, desde René Morel a Hans Schima, desde Adolf Schönke, Rudolf Pohle, Ernest Heinitz, y Theodor Süss a Jaime Guasp, Victor Fairén-Guillen, Niceto Alcalà Zamora, y Oscar de Cunha.

Una pregunta pesaba fuertemente sobre todos: ¿como puede hablarse de proceso y de su razón de ser, de construcciones abstractas y dogmáticas, cuando el juicio ha sido utilizado, de un lado del mundo al otro, para justificar el homicidio de manera oficial? ¿Hay una justicia política? Nos pregunta Mounier.

En los tribunales donde nosotros solíamos respetar a los magistrados serenos e imparciales, los asesinos y los expoliadores disfrazados de jueces se sentaron en estos asientos y dieron a sus fechorías, dice Calamandrei, las reglas y el sello de juicios; tribunales especiales, tribunales extraordinarios, tribunales de guerra y tribunales de partido, donde bajo las togas usurpadas era visible el uniforme negro del asesino a sueldo, que no juzgaba sino que apuñala, y luego estaban las leyes persecutorias dirigidas al exterminio de todo un pueblo, y después los juicios que se realizaban como un instrumento dócil de estas leyes de exterminio, y entonces, cuando parecía que la hora de la justicia había llegado, un nuevo e inevitable estallido de represalias y venganzas.

Sin embargo, el optimismo de la voluntad prevaleció sobre el pesimismo de la razón, y, con el fin de reafirmar los valores universales de la cultura procesal, se sentaron las bases de lo que entonces se llamaba el Instituto Internacional de Derecho Procesal Civil, y se nombró un comité organizador, integrado por los profesores Enrico Redenti (Italia), Hans Schima (Austria), Adolf Schönke (Alemania), Victor Fairén-Guillen (España), Robert Wyness Millar (Estados Unidos de Norteamérica y en general, los países anglosajones), Niceto Alcalà Zamora (México), Oscar de Cunha (Brasil) y Eduardo Couture (Uruguay y en general los países hispanohablantes de América del Sur en general). Se designó como secretario al profesor Tito Carnacini y la sede del instituto fue fijada en Bolonia, para rendir homenaje a la Universidad más antigua del mundo.

2. Los trabajos del comité organizador se vieron dificultados por los problemas de comunicación y los retrasos del servicio postal. A menudo, el correo de la época contiene quejas debido a la falta de respuestas o a las respuestas tardías (lo que aún hoy puede producirse, en la era del correo electrónico!). Las actividades, sin embargo, siguieron adelante: primero, un encuentro en el mes de abril de 1951, durante la Tagung de Weinheim; luego un segundo congreso internacional en Viena del 5 al 8 de octubre de 1953, en un contexto difícil resultante de la ocupación de la capital austríaca por los aliados, con temas de gran interés y amplio alcance, como Las garantías constitucionales del proceso por Eduardo Couture, La ejecución forzosa de las sentencias en los Estados Unidos de América por Arthur Lenhof, La competencia internacional por Ricardo Monaco, y muchos otros.

El comité que había sido nombrado en Florencia fue confirmado y se reunió en Bolonia el 19 de diciembre de 1955, en el despacho del presidente, el profesor Redenti, en presencia de los profesores Schima, Pohle, Fairén-Guillén  y  el secretario Carnacini.  El  acta,  que  yo todavía guardo, contiene las adhesiones de los profesores Henry Solus, Niceto Alcalá Zamora, y Eduardo Couture.

Los estatutos fueron redactados y, entre  otras  cosas,  se estableció que  la  Asociación internacional de Derecho Procesal (cabe notar el abandono de la palabra “Instituto” y de la limitación al proceso civil) debería estar libre  de  toda  influencia,  que  los  miembros  serían elegidos por el Consejo entre los investigadores de todas las ramas del Derecho Procesal, comprendido el procesal penal, el procesal administrativo y el procesal fiscal, que el objeto de la asociación debería ser el de favorecer los estudios relacionados al proceso, con el intercambio de información y de publicaciones, la organización de congresos internacionales, y la publicación de un boletín anual.

El número máximo de miembros fue fijado en 300, con cuotas fijas por cada país. Las lenguas oficiales son el francés, el inglés, el alemán, el italiano y el español. El congreso siguiente fue fijado en Munich, para el mes de abril de 1957, habiendo sido elegidos también los temas y los conferenciantes.

Sin embargo, por diversas razones, este congreso no tuvo lugar y pasaron algunos años antes del  tercer congreso internacional, una vez más ante la insistencia de la Asociación Italiana de estudiosos del Proceso Civil. Este congreso se celebró en Venecia, en la bella isla de San Giorgio, del 12 al 15 de abril de 1962, y bajo la Fundación Cini de la que Francesco Carnelutti era presidente.

3. El número de participantes fue considerable y los trabajos fueron presentados por investigadores eminentes del mundo entero. Es imposible citarlos a todos. Me limitaré a mencionar el trabajo presentado por Charles Van Reeplinghen y Ernest Krings sobre La jurisdicción voluntaria en derecho belga; los trabajos general de Niceto Alcala Zamora sobre la Eficacia de las providencias de jurisdicción voluntaria y de GiorgioBalladore Pallieri sobre La admisibilidad de  los  medios de  prueba en el Derecho Internacional Privado. Por la Unión Soviética Marc Gurvitch presentó un informe.

Por mi parte, este fue mi primer encuentro con la Asociación internacional, y edité las actas del congreso para su publicación.

Seguidamente el cuarto congreso tuvo lugar en Atenas en 1967 y el quinto congreso en la ciudad de México (del 12 al 18 de marzo de 1972) organizado y dirigido por el Profesor Niceto Alcalà Zamora. En esta ocasión se realizaron nuevos nombramientos para el Consejo, con Niceto Alcalà Zamora como presidente y el Profesor Vittorio Denti como secretario general.  La sede continuaba todavía en Bolonia y los estatutos fueron definitivamente aprobados, por los cuarenta y cinco primeros miembros ordinarios.

Los miembros del Consejo de dirección eran, además de los dos ya mencionados, los profesores Baur, Carnacini, Devis Echandia, Fairén-Guillen, Fasching, Fix Zamudio, Jolowicz, Perrot y Stalev. Una vez mas, se habló de un Instituto Internacional de Derecho Procesal.

Las ideas y las iniciativas no se concretaron hasta que Marcel Storme se encargó del Congreso de Gent en 1977, Hacia una justicia con rostro humano, el sexto congreso  que se organizó desde 1950,  pero  el  primero  con la presencia de representantes de todos los continentes, comprendidos Asia, Australia y África. Estos continentes, hasta esa época, no habían participado nunca.

La globalización de la Asociación internacional se reforzó gracias al congreso de Würzburg en 1983 sobre La efectividad de la protección judicial y el orden constitucional, que el Professor Walter Habscheid organizó de una manera extraordinaria. En Würzburg, la asamblea de miembros abandonó definitivamente el nombre Instituto; designó como   presidente   a   Mauro   Cappelletti,   como secretario general ejecutivo a Marcel Storme, y como secretarios generales a Walter Habscheid y a Vittorio Denti. El número de asociados se aumentó a ciento veinte. La sede fue trasladada a Ghent.

Los miembros del Consejo y especialmente Mauro Cappelletti y Marcel Storme trabajaron con energías renovadas, y el “Informe Procesal” fue finalmente publicado, el cual apareció en años alternos, y fue siempre un instrumento irremplazable de unión y de información.

En 1985, comenzó la feliz iniciativa de los coloquios monográficos, como continuación del coloquio organizado en Lund por Ulla Jacobsson sobre Trends in the Enforcement of Non-money Judgments and Orders .

En 1987, el octavo congreso se desarrolló en Utrecht, organizado por el profesor Wedekind, sobre Justicia y eficiencia; en 1988, tuvo lugar un congreso extraordinario en ocasión del noveno centenario de la Universidad de Bolonia sobre La protección judicial de los derechos humanos a nivel nacional e internacional, que me correspondió organizar; en 1991, el noveno congreso mundial se desarrolló en Coimbra-Lisboa sobre El Rol y la organización de los jueces y abogados en la sociedad contemporánea, organizado por el profesor Pessoa Vaz; en 1992, se realizó el gran congreso de Tokio organizado por la Asociación japonesa en cooperación con nuestra asociación; en 1993,  Mieczyslaw  Sazczuk  organizó  el  coloquio  en Lublin  sobre  La unificación  del  Derecho  Procesal  Civil  y  las divergencias nacionales; en 1995, el décimo congreso mundial se realizó en Taormina sobre Aspectos trasnacionales del Derecho Procesal, organizado con una pasión admirable por Italo Andolina; después el bello coloquio de Tesalónica, en 1997, sobre El rol de las Cortes Supremas a nivel nacional e internacional, gracias a los esfuerzos desplegados por la profesora Pelaya Yessiou-Faltsi; en 1998, por primera vez, la Asociación es invitada a los Estados Unidos y a Nueva Orleans gracias al Decano Sherman y al profesor Yannopoulos, con un coloquio que trató sobre El abuso de derechos procesales; en 1999, el undécimo congreso se realizó en Viena bajo el tema El  Derecho  Procesal  en  el  umbral  del  nuevo  milenio  con  la organización impecable de Walter Rechberger. Luego vino Ghent en 2000, Bruselas en 2001, y el duodécimo congreso internacional en septiembre de 2003 en Ciudad de México, excelentemente organizado por el profesor Cipriano Gómez Lara, sobre Proceso civil y cultura jurídica.

Con ocasión del Congreso de Taormina, los miembros nombraron a Marcel Storme como presidente, y tres  vicepresidentes  por  zonas  geográficas  -José  Carlos Barbosa Moreira, Yashuei Taniguchi, y Bryant Garth- y tres secretarios generales -Keith Uff, Petter Gottwald y mi persona-

Nuestra asociación contaba entonces con 310 miembros ordinarios y 9 miembros honorarios con una considerable aumento en América del Norte y del Sur, Japón, China, Australia, Nueva Zelanda y África. La  sede  de  la  asociación  retornó  a  Bolonia.

En septiembre de 2003, durante el XII Congreso Mundial en Ciudad de México, los miembros asistentes nombraron como miembros del Consejo a los profesores Italo Andolina (Italia); Elio Fazzalari (Italia), Héctor Fix Zamudio (México), Peter Gilles (Alemania), Stephen Goldstein (Israel), Wouter De Vos (Sudáfrica); Cipriano Gómez Lara (México); Loïc Cadiet (Francia), Konstantinos Kerameus (Grecia), Per Henrick Lindblom (Suecia), Mario Augusto Morello (Argentina); Ada Pellegrini Grinover (Brasil), Francisco Ramos Méndez (España), Walter Rechberger (Austria), Gerhard Walter (Suiza); Garry Watson (Canadá); Pelaya Yessiou-Faltsi (Grecia), Neil Andrews (Inglaterra), y Giuseppe Tarzia (Italia).

El profesor Marcel Storme fue reconfirmado como presidente, los profesores Federico Carpi, Peter Gottwald y Keith Uff como secretarios generales, y los profesores José Barbosa Moreira, Jashuei Taniguchi y Oscar Chase como vicepresidentes.

La asociación creció a 350 estudiosos provenientes de todo el mundo.

Siguió celebrándose un gran número de eventos muy interesantes, incluyendo una serie de coloquios: en 2004, en París-Dijon sobre Resolución Alternativa de Conflictos, organizado por el profesor Loïc Cadiet; en 2005, Viena-Budapest sobre Derecho Procesal Civil Europeo. Revisión y perspectivas tras la ampliación de la UE, organizado por los profesores Walter Rechberger y Kengyel Miklós; en septiembre de 2006, Kyoto sobre La recepción y transmisión de Derecho Procesal Civil en la sociedad global, organizado por el profesor Masahisa Deguchi; en abril 2007, Vilnius, sobre Las tendencias recientes del desarrollo de la Ley de Enjuiciamiento Civil entre Oriente y Occidente, organizado por el profesor Vytautas Nekrošius.

La mayoría de los aportaciones presentadas han sido publicadas.

En septiembre de 2007 el excelente XIII Congreso Mundial tuvo lugar en Salvador de Bahía sobre Las nuevas tendencias en Derecho Procesal, tan admirablemente organizado por los profesores Ada Pellegrini Grinover y Calmon Petronio. Las discusiones científicas sobre diversos temas fueron de particular interés, gracias a la publicación y distribución de un gran volumen que contiene todos las aportaciones.

En la apertura del Congreso, hubo una mención especial del Prof. Mauro Cappelletti, por muchos años presidente de la Asociación, en cuya memoria la Asociación, en la persona de Marcel Storme y Federico Carpi, había publicado un libro, que se presentó en el coloquio de Viena en 2005.

En el congreso de Salvador de Bahía, la asamblea de miembros agasajó al profesor Marcel Storme, y, cuando este anunció que iba a dimitir como presidente, la asamblea lo nombró Presidente Honorario.

Los nombramientos se hicieron también para los órganos rectores; Presidium Federico Carpi (Presidente); Ada Pellegrini Grinover (Vice-Presidente), Oscar Chase (VicePresidente); Masahisa Deguchi (Vice-presidente), Peter Gottwald (Secretario General), Michele Taruffo (Secretario General), Loïc Cadiet (Secretario General Ejecutivo). Consejo Neil Andrews (Reino Unido), Stephen Goldstein (Israel); Walter Rechberger (Austria); Miklós Kengyel (Hungría); Gary Watson (Canadá), Manuel Ortells Ramos (España); Sakari Laukkanen (Finlandia); Maleshin Dimitri (Rusia) , Eduardo Oteiza (Argentina); Piet Taelman (Bélgica); Janet Walker (Canadá), José Roberto dos Santos Bedaque (Brasil), Rolf Sturner (Alemania), Burkhard Hess (Alemania); Edoardo Ricci (Italia), Frédérique Ferrand (Francia ), Vytautas Nekrošius (Lituania), Moon-Hyuk Ho (Corea); Alan Uzelac (Croacia).

Nuestro programa de eventos incluye: 6-8 de noviembre de 2008 en Valencia (España), un coloquio sobre Oralidad y escritura en un proceso civil eficiente, organizado por el profesor Manuel Ortells Ramos; 3-5 junio 2009, en Toronto (Canadá), un coloquio sobre Ni Common Law ni Civil Law: Reforma Procesal y la necesidad de nuevas categorías, organizado por la profesora Janet Walker, junto con el vicepresidente Oscar Chase; y luego un coloquio celebrado en septiembre de 2010 en Pecs (Hungría), organizado por el profesor Miklós Kengyel, donde Peter Gottwald comenzó como presidente de la Asociación.

Entre el 25 de julio y 30 de julio de 2011 en Heidelberg se celebró el XIV Congreso Mundial sobre La justicia procesal en un mundo globalizado, durante el cual muchos documentos fueron presentados. El profesor Burkhard Hess estuvo al cargo de la organización.

Durante el mencionado congreso se reunió la Asamblea General de miembros llevó a cabo una serie de modificaciones de los estatutos que fueron aprobados en esa circunstancia. La Asamblea renovó los cargos sociales. El Presidium se formó de la siguiente manera: Loïc Cadiet (presidente), Oscar Chase (vicepresidente para América del Norte), Masahisa Deguchi (vicepresidente para el Este de Asia), Eduardo Oteiza (vicepresidente para América del Sur), Michele Taruffo (vicepresidente para Europa), Manuel Ortells Ramos (secretario general ejecutivo), Neil Andrews (secretario general), Janet Walker (secretario general) y Burkhard Hess (secretario general).

Los miembros del Consejo son las siguientes: Teresa Armenta Deu (España); Teresa Arruda Alvim Wambier (Brasil): Paolo Biavati (Italia), Remo Caponi (Italia), José Roberto dos Santos Bedaque (Brasil); Laura Ervo (Suecia), Frédérique Ferrand (Francia), Fernando Gascón Inchausti (España), Moon-hyuck Ho (Corea); Miklós Kengyel (Hungría); Angela Ester Ledesma (Argentina); Dmitry Maleshin (Rusia), Richard L. Marcus (EE.UU.), Vytautas Nekrošius (Lituania), Walter H. Rechberger (Austria); CH (Remco) Van Rhee (Holanda), Michael Stürner (Alemania), Rolf Stürner (Alemania); Piet Taelman (Bélgica); Alan Uzelac (Croacia), y Garry D. Watson (Canadá).

Por último, dos Presidentes Honorarios, Peter Gottwald y yo mismo, fueron nombrados.

Durante el mismo congreso un evento muy importante tuvo lugar: el primer número de la Revista Internacional de Derecho Procesal, patrocinado por la Asociación, se presentó. La publicación se edita en los cinco idiomas oficiales de la Asociación: inglés, francés, español, italiano y alemán). Ya está disponible el número segundo. Se trata de una iniciativa muy importante para el desarrollo de la ciencia del Derecho Procesal, hecho posible por el impulso de Loïc Cadiet y un Comité de Selección Internacional. Esta iniciativa necesita de la ayuda y el apoyo de todos los miembros y académicos a través de la suscripción anual (para más información véase el sitio web www.intersentia.com).

Mientras estoy actualizando esta páginas (marzo de 2012), dos importantes eventos son organizados: entre el 06 de junio y 9 de junio de 2012 un coloquio celebrado en Buenos Aires, en colaboración con el Instituto Iberoamericano de Derecho Procesal, con la dirección de Eduardo Oteiza, en el tema Procesos colectivos / Acciones de clase, y entre 18 de septiembre y 21 de septiembre de 2012 un coloquio en Moscú sobre el tema Proceso Civil en el diálogo intercultural: contexto de Eurasia, con la dirección de Dmitry Maleshin.

Otras iniciativas que están en curso de la organización, aunque los detalles no se precisan todavía: Seúl (Corea) en 2014 y para el XV Congreso Mundial en 2015 Estambul es una opción concreta.

Para consultar todas las noticias y fechas de los eventos que se aproximan y con el fin de promover relaciones más estrechas entre los miembros y amigos, una nueva página web ha sido creada: www.iaplaw.org

Todo lo dicho nos hace, con satisfacción, mirar hacia un futuro rico en compromiso por un conocimiento mutuo cada vez mayor, en aras de un provechoso intercambio científico y humano.

 

Federico Carpi

Presidente Honorario de la Asociación Internacional de Derecho Procesal

 

 

 

img article